Estas usando un navegador con una versión antigua. Para una mejor experiencia, actualiza tu navegador.

Notas y entrevistas

  • La transliteratura de Ana Clavel

    Más allá del libro, el viaje continúa para su creador porque las historias penetran, habitan, susurran. El lector lo sabe. Se vuelve poseedor de ese mundo al que quisiera pertenecer por más tiempo. Por eso, la ganadora del Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska 2013 va más allá de sus propias letras, ofreciendo una vivencia paralela a través de herramientas multimedia.

  • Ana Clavel inauguró en el CECUT la instalación multimedia en todo corazón habita un bosque dentro de la XXXV FLT

    “El hambre es el primero de nuestros conocimientos, desde el pecho materno, el canibalismo, hasta la eucaristía, y lo relaciono con esa pulsión que nos lleva a desear engullirnos al ser amado, se trata de una propuesta transliteraria porque arranca de un libro y se expande a otros medios, se llega al libro desde otras lecturas”,

  • Ana Clavel monta instalación transliteraria en Tijuana

    La obra indaga las posibilidades transmediales de su novela ‘El amor es hambre’, al proponer la extensión de la misma hacia una instalación multimedia

  • La escritora Ana Clavel inaugurará esta tarde una instalación multimedia como parte de la XXXV FLT en el CECUT

    Se trata de un proyecto que surge alrededor de la novela El amor es hambre, publicada por Alfaguara México, como una extensión de la misma a manera de enramada, algunas posibilidades transmediales del libro que, justamente, trata de una Caperucita contemporánea que va por los bosques de concreto cargada con su canasta de deseos y apetitos.

  • Ana Clavel presenta una Caperucita Roja contemporánea

    Una Caperucita con algunos rasgos de lobo, lobos que no son tan salvajes y bosques emocionales son los elementos de la más reciente novela corta de la escritora mexicana Ana Clavel, "El amor es hambre".

  • El amor es hambre o la sublimación caníbal

    ¿Hasta qué punto los cuentos de hadas pueden ser reelaborados y ambientados en nuestra vida diaria? ¿Es posible ver a dos niños huérfanos buscando el retorno a casa a través de un sendero de migajas, una mujer maltratada por sus hermanastras esperando a su príncipe o una niña quien no hace caso y se adentra al bosque citadino donde hay lobos al acecho?

  • El laberinto de los deseos. Escritura femenina en “Amor es hambre” de Ana Clavel

    Las mujeres en la literatura mexicana actual han creado un espacio de escritura y reescritura que permite vernos a nosotras mismas; y explicarnos a través de una serie de personajes femeninos que transgreden la estructura narrativa convencional.

  • Ana Clavel. “El amor es hambre”

    Un fragmento de la más reciente novela de la narradora mexicana, quien da rienda suelta a todos los apetitos representados en la boca y en la carne, en el amor carnal y en el deseo. La ingenuidad vestida de lobo.

  • Con su versión de Caperucita, Ana Clavel explora el aprendizaje de los sentidos

    A partir del cuento de la Caperucita Roja, la escritora Ana Clavel (ciudad de México, 1961) plantea en su novela más reciente, El amor es hambre (Alfaguara, 2015), un personaje contemporáneo que va por los bosques de concreto cargado con su canasta de deseos y apetitos.

  • Nuestra misteriosa fotosíntesis humana

    “Bajo su aspecto más elemental, el amor se relaciona directamente con la ingestión de alimentos. Se trata de una especie de hambre común a todo ser viviente, dirigida hacia un semejante que no es del todo idéntico y que le ofrece la misteriosa sugestión de lo desconocido”: dice Jean Rostand en su Bestiario de amor. Ana Clavel (México, 1961) retoma esta premisa configurando una heroína, Artemisa, que despierta al amor entre olores y sabores, siendo todavía una niña.

  • El exquisito sabor de la carne

    «Devorar, desgarrar, masticar, engullir, despedazar, reiniciarnos en el ritual en el que somos uno con nuestros cuerpos más allá del barullo sensor y distractor de la mente, las inhibiciones y la ley.»

  • Literatura para incitar al pecado

    "Una vez fui un ángel y como todo ángel fui también un demonio de pureza. Una pequeña fiera sin contemplaciones: mis garras eran diminutas lo mismo que mis alas pero sabía hincarlas o agitarlas sin medir consecuencias. Sólo yo y la inmediatez de mi Deseo"

  • Deseo y plasticidad narrativa en Ana Clavel

    En la obra de Ana Clavel el género de novela corta es el espacio idóneo para su escritura; la brevedad de este género le ha permitido exponer una literatura llena de sugerencias. La sucesión de hechos, en estos lugares textuales, va tejiendo una exaltación contenida y cada vez más apretada conforme avanza la historia; entonces, ¿qué pasa cuando, además, el tema de estas novelas cortas es el de la sexualidad femenina?, ¿por qué cuando el tópico es la sexualidad y el erotismo se apuesta por la novela corta?

  • El amor es hambre: “El bosque de mi deseo encarnado"

    Decía Machado que el primero de nuestros conocimientos es el hambre y yo sostengo que el primero de nuestros placeres también lo es. Hay un asunto pulsional, salvaje que a través de la civilización, la cultura, el arte, hemos buscado sublimar pero es una parte que nos constituye y que de algún modo, no forzosamente, debiéramos creer que es nuestra parte más deleznable; en realidad, es nuestra parte muy vital y en ese sentido, te lleva a abrevar, buscar, reafirmar, el quererte devorar la vida, aun cuando de pronto te puede llevar a lo que le pasa a Artemisa que es el que se quiera aventar al abismo. Yo no sabía hasta dónde podía llegar.

  • La literatura es un espejo negro: Ana Clavel

    Desde Los deseos y su sombra hasta El amor es hambre, pasando por Cuerpo náufrago, El dibujante de sombras, Las ninfas a veces sonríen y su inquietante Las Violetas son flores del deseo, la literatura de Ana Clavel ha sido una puntual exploración al universo de las pulsiones y las obsesiones de los deseos, pero no sólo de los deseos eróticos o por placer, sino de los deseos en todos sus confines.

  • Detrás de todo acto amoroso hay una sed por beberte al otro: Ana Clavel

    Detrás de la imaginación y la memoria existen hambres peculiares del ser humano: el amor y el deseo. La imaginación y la memoria se forjan a través de un acto amoroso relacionado con la capacidad de alimentarte de lo que has vivido y de lo que deseas vivir, señala Ana Clavel con motivo de su libro El amor es hambre que se presentará este jueves en la librería Rosario Castellanos.

  • El lenguaje de los labios

    En la obra literaria de Ana Clavel los labios están siempre abiertos y en uso desde la escritura. Acontece en su narrativa como registro metonímico, con lo cual le proporciona un cuerpo a la configuración poética de los deseos. Sale de estos labios una voz y un ardid de sentido figurado; son también una forma de tacto, una forma de conocimiento del otro, pero sobre todo de uno mismo.

  • Ana Clavel vuelve a explorar el deseo con caperucitas y lobos

    “En todo corazón habita un bosque”. Esa frase tan seductora que se suma a otras como “el amor es el sentimiento más voraz” o “devórame sin labios”, y que remata con el título de su nueva novela, El amor es hambre (Alfaguara), confirman a Ana Clavel como una autora de escritura seductora, que vuelve a los territorios del deseo para contar el despertar sexual de una niña llamada Artemisa, que puede ser al mismo tiempo Caperucita roja o el Lobo feroz.

  • Ana Clavel: canibalismo amoroso

    La ambivalencia, que no la ambigüedad, en el erotismo ha sido una de las constantes en la obra de Ana Clavel. Tal dualidad se hace presente de nuevo en su última novela, El amor es hambre (Alfaguara, 2015), en la que detalla el inicio de la vida sexual de una niña llamada Artemisa, que a un mismo tiempo se exhibe como la presa o el depredador.

  • El amor es hambre, de Ana Clavel. Por A. Dorantes

    Con El amor es hambre, su última novela, Ana Clavel se sumerge en los terrenos del placer y la tentación, de aquello que estimula el deseo y que se halla en cosas no tan convencionales; así como de los posibles orígenes de esa búsqueda de lo prohibido y la más primitiva tentación de que es objeto todo ser humano.

  • El delicioso placer de pensar con el cuerpo

    Experta en poner sobre la mesa, la mente y el cuerpo debates sobre el origen y las motivaciones de la sexualidad y el erotismo a partir de la literatura, la escritora Ana Clavel (Ciudad de México, 1961), arremete contra los prejuicios en torno a estos temas en su más reciente novela, El amor es hambre, donde “la lengua más dulce tiene los dientes más filosos...”.

  • Clavel relata a una Caperucita capaz de comerse al lobo

    Una Caperucita con algunos rasgos de lobo, lobos que no son tan salvajes y bosques emocionales son los elementos de la más reciente novela corta de la escritora mexicana

  • "Lo primero es el deseo y la fantasía": Ana Clavel

    Ana Clavel supo que sería escritora después de leer Las olas, de Virginia Woolf. Desde entonces se ha empeñado en seguir a sus instintos y deseos para crear un corpus narrativo que oscila entre el erotismo y la trasgresión. El eslabón más reciente de su producción es El amor es hambre (Alfaguara).

  • Por su boca la conoceréis

    Ana Clavel viene a rescatar el sentido original de la sabiduría, pues “gustar” en latín es sapere, y de sapere viene sapientia, que es “sabiduría”. Por lo tanto, la sabiduría tiene que ver con el “sabor” que con el “saber”.

  • Video entrevista - Ana Clavel/El amor es hambre.

    En El amor es hambre, la ganadora del premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska(2013), el más reciente de los seis con que ha sido distinguida, sintetiza el viaje por el que transita la protagonista, Artemisa, en la imagen: " en todo corazón habita un bosque"

  • Sangre, sexo y muerte en un cuento de hadas

    Charles Perrault le brindó a la clase alta y refinada un cuento censurado y aleccionador para niñas; los hermanos Grimm le dieron a Caperucita un leñador que la rescatara y castigara al lobo malo. Pero antes de que le metieran mano al cuento, Caperucita disfrutó de llevar la capa roja,desvestirse, entrar desnuda a la cama del lobo, engañarlo y salir ilesa del conflicto.

  • El amor es hambre

    En todo momento, de manera magistral, Ana clavel traza con finísima ironía, con astucia de novelista insondable, una tensión narrativa basada en el deseo, en el hambre de amar y en el corazón depredador que de alguna manera poseemos ( o nos posee ), y que permite disfrutar de una suculenta confitura de literatura contemporánea, plena de tentaciones, pequeñas historias trazadas como cuentos dentro de una sola historia que guisa a fuego lento